Fin de la lactancia materna

Desde hace unos días el Cachorro se alimenta exclusivamente de leche de fórmula. No es que yo no haya querido continuar con la lactancia materna, es que, simplemente se ha acabado.

Mi producción nunca ha sido gran cosa y desde el principio fue necesario complementar su alimentación con fórmula para que ganara peso. Empezamos con 30 ml y fuimos aumentando hasta los 150 ml actuales, porque mi aportación nunca aumentó. Dio igual poner al bebé al pecho a demanda, darle la fórmula con el método jeringa-dedo o con biberón mega-caro de Medela, intentar la Extracción Poderosa o cualquier otro método aconsejado por los grupos de lactancia, el Cachorro acababa cada vez más frustrado y enfadado, además de hambriento, claro. Así que al final tocaba biberón en todas las tomas.

Así ha ido engordando a razón de 250 g a la semana, hasta llegar a los actuales 5,725 Kg que ha dado hoy en la báscula.

Habría preferido poder darle leche materna en exclusiva, al menos estos meses que estoy de baja. Es más sano, se le dan defensas al bebé y desde luego es muchísimo más fácil a la hora de salir con él por ahí. Lo de llevar la leche en polvo, los biberones y el termo con el agua caliente es un engorro, por no hablar de la inmediatez de la teta frente a ponerse a preparar un biberón cuando el Cachorro está berreando de hambre.

Pero es lo que hay, no he tenido la posibilidad de elegir, así que a partir de ahora toca biberón en exclusiva.

Anuncios

Un pensamiento en “Fin de la lactancia materna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s