Fisioterapia respiratoria para bebés

El lunes pasado, después de consultar con la pediatra, llevé al Cachorro a una fisioterapeuta respiratoria. Cogimos el coche con tiempo de sobra porque claro, si tienes que ir de Alcalá a Madrid un día de semana a última hora de la tarde y además llueve puedes estar seguro de que el tráfico será un infierno. El navegador indicaba que el trayecto duraba 30 minutos. Entre llegar y aparcar tardamos una hora y 10 minutos. ¡Y justo a tiempo!

En Internet se pueden ver unos vídeos atroces en los que los bebés son estrujados sin piedad, llorando a grito pelado, hasta que los hacen vomitar las flemas de una forma muy desagradable, por lo que yo iba con bastante aprensión. Por suerte en cuanto llegamos la fisioterapeuta, una chica muy agradable, me tranquilizó. Me explicó con detalle lo que iba a hacer, que no le haría daño aunque sí le causaría incomodidad, y que el niño lloraría, sobre todo al sentirse inmovilizado, pero que eso beneficiaba al masaje, puesto que al llorar las espiraciones son más largas y por tanto es más fácil hacerle expulsar la mucosidad.

Le quitamos la ropa al Cachorro, dejándole solo el pañal, y lo primero que hizo fue escuchar sus pulmones, con un estetoscopio especial que le permitía grabar el sonido, para lo que me pidió permiso previamente. Me dijo que no oía nada en los pulmones, así que toda la mucosidad que causaba la tos del Cachorro estaba en las vías aéreas superiores. Que de todas maneras iba a hacerle el masaje para la expulsara, a ver si así por fin se le quitaba la tos.

Me preguntó si el Cachorro estaba comiendo bien, y como le dije que sí decidió dejar que se tragara los mocos. Ya sé que esto es asqueroso, pero no hay otra forma de decirlo. Resulta que cuando los niños tienen mucha tos se van tragando los mocos, con lo que se les llena el estómago y comen fatal, así que al hacerles el masaje respiratorio luego los hacen vomitar. Esta es la peor parte de todo el proceso y de lo que suelen hablar fatal en Internet, pero nosotros nos libramos.

Y por fin entramos en faena. Primero le hizo un lavado nasal al Cachorro, y ya me llevé la primera sorpresa, porque se lo hizo sentado. Colocó al Cachorro sentado en la camilla delante de ella, dándole la espalda, le sujetó la cabecita inclinada hacia un lado y le echó el suero por la fosa nasal más elevada, luego le giró la cabeza hacia el otro lado y repitió la operación con la otra fosa. E inmediatamente le tapó la boca con la mano para obligarlo a respirar por la nariz. Me explicó que cuando se hacen los lavados con el bebé acostado de lado, muchas veces los mocos se van hacia el oído y acaban provocando otitis, mientras que si el niño está sentado o bien salen o se los traga, pero el oído no se ve afectado. Y le tapó la boca para obligarlo a respirar por la nariz, y así el suero que quedaba dentro seguía limpiando, arrastrando mucosidad con cada respiración.

Después tumbó al Cachorro en la camilla, boca arriba y con la cabeza elevada, le puso una mano bajo el diafragma y la otra en el pecho, y empezó a presionar con cada espiración, como si quisiera comprimirle el pecho contra el diafragma. Por supuesto, eso lo hizo llorar a grito pelado, pero el llanto favorece el masaje, puesto que así las espiraciones son mucho más largas.

Tras repetir la maniobra 3 ó 4 veces el Cachorro tuvo un ataque de tos igualito que los que estaba teniendo por las noches. La fisio lo dejó toser sentadito hasta que arrancó todo lo que tenía en la garganta y se lo tragó. Y vuelta a empezar.

Le provocó la tos de la misma forma 4 veces, tumbado boca arriba y también colocado de lado. Todo el proceso duró unos 10 minutos, y cuando acabó se notaba que la respiración le sonaba ya de otra manera. Le di su biberón de cereales, que ya le tocaba, y se quedó frito en el coche de camino a casa.

Esa noche el Cachorro tuvo otro ataque de tos, con lo que me quedé chafadísima pensando que le había hecho pasar un mal rato para nada, pero al día siguiente tosió muy poquito, y desde entonces nada. Llevamos ya dos noches de sueño ininterrumpido y la pediatra lo ha visto y ha dicho que está perfecto y que puede hacer vida normal, así que estoy muy contenta con la experiencia. Han sido 40€ muy bien empleados.

 

Anuncios

2 pensamientos en “Fisioterapia respiratoria para bebés

  1. FisioRespiración

    Estoy encantada de leer este post. Somos un equipo de Fisioterapeutas Respiratorios (FisioRespiración) y estamos hartos de ver niños con muchos mocos que tosen y tosen, alterándose el sueño y la alimentación y lo peor de todo, no responden a la medicación. Quizá será porque lo que causa esa tos no es el broncoespasmo (que cuando lo hay la medicación es fundamental), si no esos moquetes que siendo ellos tan pequeños son incapaces de manejar. Me alegra que tuvieras una buena experiencia con la Fisioterapia Respiratoria y que lo hayas compartido por aquí. Además, como bien dices, en internet hay vídeos terroríficos sobre lo que supuestamente hacemos (no todos trabajamos igual). La Fisioterapia Respiratoria ni es agresiva ni dolorosa, molesta sí, pero enormemente beneficiosa cuando está bien realizada.
    Tan sólo un comentario. NUNCA se debe provocar el vómito para que los niños eliminen las secreciones. SI se han tragado irán a las heces y si están en vía respiratoria se debe provocar tos o bien esperar a que el niño haga una tos espontánea. Pero el vómito es sumamente agresivo y no es la solución.
    Muchas gracias por este fantástico blog y por dejar tus comentarios.

    Me gusta

    Responder
    1. Barbara Vazquez Barge Autor de la entrada

      Me alegro de que a los profesionales os haya gustado mi post. La verdad es que llevé al Cachorro con bastante aprensión, temiendo que lo fuera a pasar realmente mal. Y es cierto que lloró mucho y que no le gustó la experiencia, pero también lloraba cuando le administraba el ventolín porque la mascarilla lo asustaba, y encima para nada.
      Pero la cuestión es que después de más de un mes de toses y de administrarle tres tratamientos distintos, por fin se le quitó con un masaje de 15 minutos.
      La pena es que no es para siempre. Ya ha pillado otro virus en la guardería y vuelve a tener tos, aunque esta vez parece que ha aprendido a toser o a tragar mejor y ya no parece que se vaya a ahogar de un momento a otro.

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s