Niniwalker: el salvador de las lumbares

Ayer compré este cacharrito por Wallapop, de segunda mano y muy bien de precio, y esperando que fuese un gran éxito con el Cachorro. Este invento, de un biólogo coruñés, pretende ser la solución para esa etapa tan entrañable que pasan todos los bebés cuando están empezando a andar. Quieren estar de pie, quieren avanzar, pero quieren tener un punto de apoyo que se desplace con ellos, normalmente un sufrido progenitor que camina a su lado con la espalda encorvada.

El Cachorro está empezando esa etapa, y tiene un correpasillos que le encanta. En cuanto lo ve se va lanzado hacia él, se agarra al asa y se pone de pie. Y ahí es donde un adulto tiene que intervenir, agacharse y sujetar el trasto para que no se le escape y se caiga de narices.

A la tercera o cuarta vez que te has recorrido el pasillo de esta guisa, el Cachorro considera que no ha hecho más que empezar, y que todavía le queda paseo para rato. El adulto que lo acompaña está listo para suplicar clemencia y no sabe si será capaz de enderezarse nunca más.

Fue mi madre la que descubrió este ingenioso aparato y me habló de él, así que me puse a buscarlo en Internet. Así fue como me enteré de la historia de su inventor y de que está avalado por varios pediatras y cuenta con la certificación de la Unión Europea. Con todas estas garantías lo único que me quedaba era hacerme con uno. El precio es un poco elevado para mí, sobre todo teniendo en cuenta que es un aparato que forzosamente va a tener un uso breve, en torno a uno o dos meses. Pero de segunda mano se pueden encontrar por 30 ó 40 € en perfecto estado.

He hecho un vídeo de nuestro primer intento, que en mi opinión no ha ido nada mal.

El Cachorro ha pillado la idea enseguida, y aunque en este primer paseo tenía cierta tendencia a levantar la rueda del suelo, le ha gustado. Desde luego, facilita mucho las cosas y es mucho más cómodo que ir encorvado, aunque claro, hay que sujetar el aparato con fuerza para que no se le escape. El arnés es fácil de poner y ayuda a que el niño no se caiga hacia los lados, basta con llevar el asa de la correa en la misma muñeca que la mano que sujeta el andador.

Estoy contenta con el invento y creo que le vamos a sacar provecho hasta que el Cachorro mejore su equilibrio y se lance a caminar por su cuenta.

Anuncios

3 pensamientos en “Niniwalker: el salvador de las lumbares

  1. Pingback: El Cachorro y el andador | Cachorro humano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s